Domingo, Día del Señor.

5 abril, 2015 por lourdes Dejar una respuesta »
 Esta es una pregunta que muchos se hacen:
 .

¿Cuándo es el día del Señor, y porque nos congregamos en Domingo?

Slide1Para comprender cual es el día del Señor según la Biblia, se requiere conocer un poco por lo menos de historia bíblica; y conocimiento en las Escrituras por su puesto. La iglesia de Cristo debe tener claro que nosotros no somos judíos, los occidentales somos gentiles. La halajá, de acuerdo con la legislación judía, judío es aquel que es hijo de madre judía; dicha ley que deriva del pasaje de Deuteronomio 7:1-13. Respecto al tema sobre guardad el sábado como día de reposo; no fue dicha ley dada a los gentiles sino a los judíos. Muchos son los que guaran el sábado para buscar del Señor; ellos presentan su postura he interpretación bíblica y es respetable. Cada ministro, ho ministra de las Sagradas Escrituras, se presentara un día ante a Aquel que le llamo y rendirá cuentas de cada doctrina que enseño en esta tierra. Esta es mi postura, he interpretación bíblica, sobre el día de reposo.

¿Por qué los cristianos nos reunimos los domingos? ¿Tiene fundamento bíblico esta postura dominical? Vayamos a la Biblia y que ella nos ministre:

1. La ley del sábado fue dada solo al pueblo Israelita, no a los gentiles.

Dt. 5. 1-15: “Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra.

2 Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb.

3 No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos.

4 Cara a cara habló Jehová con vosotros en el monte de en medio del fuego.

5 Yo estaba entonces entre Jehová y vosotros, para declararos la palabra de Jehová; porque vosotros tuvisteis temor del fuego, y no subisteis al monte. Dijo:

6 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

7 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

8 No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

9 No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

10 y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

11 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque Jehová no dará por inocente al que tome su nombre en vano.

12 Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado.

13 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

14 mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú.

15 Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo.”

Los judíos debían seguir estas leyes citadas según la Biblia, no nosotros los gentiles. Quienes se rigen bajo la ley, como lo son los Adventistas del Séptimo Día; siguen esta ley de guardar el día de reposo, sábado, con las mismas normas que lo hacían los israelitas de antaño. No pueden hacer nada en el día de reposo; no son libres de comprar, cocinar, ho correr, ya que esto es ir en contra de la ley del día de reposo. No obstante, esta postura no es bíblica ya que esta ley sabática, fue dada a los judíos quienes vivían bajo un Antiguo Pacto. Nosotros los gentiles, y a aun judíos conversos al Cristianismo, ya no vivimos bajo las leyes del Antiguo Pacto, ya que Cristo nos ha redimido de dicha esclavitud ho ley, por medio de un Nuevo Pacto en Su Sangre. Pero vayamos mas lento, ya que me interesa que el lector comprenda sobre este tema:

2. El día de reposo una afiliación entre Dios y Su pueblo Israelita

Día de reposo fue dado ha los Israelitas como un pacto, ho afiliación entre Dios y Su pueblo Israel: Ex. 31: 16-18. Ninguna actividad se debía realizar en el día de reposo, una orden que fue dada al pueblo Israelita exclusivamente: Ex. 20:10. Obsérvese la sentencia para ha aquellos que desobedecían al mandato de guardar el día de reposo, en las siguientes citas bíblicas: Núm.15:32-36, y Ex. 31:14-15. Nadie podía salir de su lugar, u hogar: Ex. 16:29. Los Israelitas podían viajar, o transitar, hasta por la distancia de un día de reposo: Hch. 1:12. Los Israelitas no debían encender fuego el día de reposo, a razón de esto es probable que comían fríos los alimentos en día de reposo, Ex. 35:3.

3. El día de reposo, el Sábado, quedo abolido al entrar en vigor un Nuevo Pacto.

El profeta Jeremías, profetizo de manera extraordinaria, sobre que habría de venir un Nuevo Pacto, Jer. 31.31-34: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”

Mas a adelante, el autor del libro de los Hebreos lo confirma: He. 10.9-25: “Y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;

12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

16 Este es el pacto que haré con ellos
 después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en sus corazones,
 Y en sus mentes las escribiré,

17 añade:
 Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

Todo el capitulo de He. 9: “Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal.

2 Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición.

3 Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo,

4 el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto;

5 y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle.

6 Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto;

7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;

8 dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie.

9 Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto,

10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,

12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne,

14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador.

17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive.

18 De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre.

19 Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo,

20 diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado.

21 Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio.

22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

El sacrificio de Cristo quita el pecado

23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.

24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;

25 y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.

26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

Una vez consumado el Sacrificio Santo de Cristo, lo anterior, es decir el Antiguo Pacto quedo abolido para dar paso ha un Nuevo Pacto por medio del exitoso triunfo de Cristo en la Cruz del Calvario. Lo que era, dejo de ser, para ser lo que a ahora es: YA NO VIVIMOS BAJO LAS OBRA DE LA LEY, SI NO BAJO LA REDENCION POR MEDIO DE LA GRACIA EN JESUCRISTO; QUIEN NOS HA HECHO NACER EN UN NUEVO PACTO EN SU SANGRE. AL QUEDAR LA CUENTA SALDADA, NO HAY MAS DEUDA QUE PAGAR; YA CRISTO LO HIZO TODO EN LA CRUZ.

4. Lo viejo quedo ha atrás, quedando establecido lo nuevo.

Ro. 10.4:”Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.”

Ga. 3.23-25: “Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.

24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo.”

Ef. 2.14-16: “Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,

15 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,

16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.”

No se tiene que vivir bajo la ley, para eso vino Cristo, para abolir la ley al morir en la Cruz y al resucitar triunfante; justo a allí quedo la ley abolida no antes cuando Él paso por esta tierra. No que Cristo haya venido a abolir la ley, sino que Él vino con un propósito. Jesucristo como judío había de sujetarse a la leyes como cualquier otro judío; pero muriendo Cristo y al resucitar triunfante, las cosas cambiaron para siempre. Te invito ha que sigas leyendo..

5. Jesús cumplió con la ley porque Él era judío.

Jesús cumplió con la ley porque Él era judío, importantísimo es de entender esto; ya que al resucitar Jesús, Él dejo de tener que cumplir con la ley, pues en Su Sacrificio en la Cruz Él abolió la ley; en vida Él no vino ha abolir la ley, Él debía y cumplió conforme a la ley. Él, Jesucristo, abolió y termino con la ley al vencer en la cruz del Calvario no antes. Ya no hay mas necesidad de sacrificar animales para expiación de los pecados; ni hay que guardar el día de reposo, ni que dar diezmos, etc. Somos libres de una vez y para siempre, y todo gracias a Dios y a Su Hijo Jesucristo quienes planearon nuestra redención. Gracias al Espíritu Santo, quien has sido nuestra guía y maestro consolador en todo este plan perfecto de redención para el hombre. Mt. 5.17-18: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Estos son los versículos de los cuales se agarran a algunos, para enseñar una doctrina ho postura anti bíblica sobre el guardar la ley mosaica; dicha ley fue dada desde el principio al pueblo israelita no a nosotros los gentiles, los occidentales. Y una vez Cristo muerto, y resucitado en victoria, las cosas cambiaron para siempre. Te alabamos Jesús de Nazaret, pues nadie hay como Usted en poder y gloria. Amen.

* Observancia sobre del día de reposo  

Fue Jesucristo mismo, quien de alguna forma movió, ho aprobó, a sus Apóstoles a guardar el día Domingo como el día del Señor; permítame mostrárselo con la Biblia. ¿Cómo hizo esto Jesús posible si el como judío debía sujetarse a la ley? Jesús cumplió con la ley mientras vivió en esta tierra; no se hayo falta ho pecado en Él cuando fue hombre, 1 Pd.2:22. Al morir Jesús, y tras de esto resucitar, dejo de ser hombre en la carne para ser Dios en toda Su Deidad; tras su resurrección el Antiguo Pacto quedo abolido para siempre. Después de la resurrección de Cristo, la iglesia primitiva nace bajo una nueva Simiente, bajo un Nuevo Pacto en Su Sangre; quedando saldada toda deuda legal, (la ley mosaica dada solo a los Israelitas), pagada por completo quedo al morir y resucitar Cristo. Jesucristo nunca perdió Su identidad Divina en su condición de, ho como el Hijo del hombre, dejo claro este punto.

6. La aplicación del día de reposo ya bajo un Nuevo Pacto

Primero, Jesús resucita en día domingo: Lc. 24.1-9: “El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas.

2 Y hallaron removida la piedra del sepulcro;

3 y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.

4 Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes;

5 y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

6 No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea,

7 diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día.

8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras,

9 y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás.”

Jesús se aparece después de su muerte, ha aun sin todavía ascender a los cielos en día domingo: Jn. 20:19-20, y 20:26.

Jn. 20.19-20: “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. 20 Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.”

Jn. 20.26: “Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.”

Hch. 20.7: “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.”

1 Co. 15. 1-8: “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.”

1 Co. 16. 2: “Cada primer día de la semana cada uno de ustedes ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.”

Todas las veces que Jesús se apareció después de Su muerte, lo hizo en día Domingo; y justo en un día Domingo Él resucito y a precio de Sangre saldo una cuenta que nos era contraria Col. 2:14. Jesús se revela para dar a conocer las cosas que habrían de venir por medio de su ángel, a su siervo el apóstol Juan; placiéndole hacer esto en día domingo.

Ap. 1:1-2, 9-11: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

2 que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

“9 Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

10 Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.”

*El “día del Señor”, por la iglesia primitiva fue aplicado y establecido; siendo Jesús mismo, según mi perspectiva bíblica quien les confirmo el realizar dicho cambio. 

7. Apreciación entre los cristianos del primer y segundo siglo; sobre el Domingo día de reposo:

Miren cómo dice: No me son aceptables sus sábados de ahora, sino el que yo he hecho, aquél en que, haciendo descansar todas las cosas, haré el principio de un día octavo, es decir, el principio de otro mundo.. Por eso justamente nosotros celebramos también el día octavo (el domingo) con regocijo, por ser día en que Jesús resucitó de entre los muertos y, después de manifestado, subió a los cielos. Bernabé (70-130 d.C.) Bernabé, el primer sacrificado después de Cristo; se convirtió en el primer mártir del Evangelio.

Cuando se reunieren en el domingo del Señor, partan el pan, y para que el sacrificio sea puro, den gracias después de haber confesado sus pecados. Didaché (80-140 d.C.)

Así pues, si los que habían andado en prácticas antiguas alcanzaron una nueva esperanza, sin observar ya los sábados, sino moldeando sus vidas según el día del Señor, en el cual nuestra vida ha brotado por medio de Él. Ignacio (105 d.C.) Ignacio, Obispo de la iglesia de Antioquía y discípulo personal del apóstol Juan. Fue ejecutado hacia finales del primer siglo.

El día que se llama del sol [el domingo], se celebra una reunión de todos los que viven en las ciudades o en los campos… Celebramos esta reunión general el domingo, por ser el primero, en que Dios, transformando las tinieblas y la materia, hizo el mundo; y también porque es el día en que Jesucristo, Nuestro Salvador, resucitó de entre los muertos; pues hay que saber que le entregaron en el día anterior al de Saturno [sábado], y en el siguiente, que es el día domingo, apareciéndose a sus apóstoles y discípulos, nos enseñó esta misma doctrina que exponemos a su examen. Justino Mártir (110- 165 d.C.) Justino Mártir, convertido en evangelista Durante la vida de Policarpo, un filósofo joven llamado Justino emprendió un viaje espiritual en búsqueda de la verdad. El solía andar en un campo solitario que miraba hacia el Mar Mediterráneo para meditar. Un día mientras andaba allí vio que un anciano caminaba tras él. Deseando la soledad, Justino se dio vuelta y miró bruscamente al anciano intruso. Pero el anciano no se molestó. Más bien comenzó a conversar con Justino. Al aprender que Justino era filósofo, el anciano le hizo preguntas escudriñadoras, preguntas que ponían a la luz lo vacío de la filosofía humana. Años después, Justino contó los recuerdos de aquel encuentro, escribiendo: “Cuando el anciano había terminado de hablar estas cosas y muchas más, se fue, exhortándome a que meditara en lo que había hablado. Desde entonces no lo he visto, pero de inmediato una llama se encendió en mi alma. Me inundó un gran amor por los profetas y los amigos de Cristo. Después de reflexionar más en lo que el anciano me había dicho, me di cuenta de que el cristianismo era la única filosofía verdadera y valiosa.”Aun después de convertirse al cristianismo, Justino siempre se ponía su túnica de filósofo para dar a conocer que él había hallado la única filosofía verdadera. En verdad, él se convirtió en evangelista para los filósofos paganos. Dedicó su vida a aclarar el significado del cristianismo a los romanos cultos. Sus defensas escritas a los romanos son las apologías cristianas más antiguas que existen. Justino se demostró evangelista capacitado. Convirtió a muchos romanos a la fe cristiana, tanto cultos como incultos. Al fin, un grupo de filósofos, tramando su muerte, le mandaron aprehender. Justino escogió morir antes de negar a Cristo. Fue martirizado hacia el año 165 durante el  reinado de Marco Aurelio. Después de su muerte, fue conocido por muchos como Justino el mártir.

Somos gentiles redimidos por la Sangre de Jesucristo. Solo por Su Gracia, y por Su Misericordia, hemos sido justificados y redimidos; y a esto solo queda agregar: Gracias Jesucristo porque en Su Santo Sacrificio, usted pago la deuda que nos tocaba pagar a nosotros; y por otro lado no quedo deuda pendiente. Hemos naciendo bajo un Nuevo Pacto en Su Sangre gracias a Su Sacrificio en victoria. Dicho pacto no nos une a la ley mosaica por dos razones: A los que no somos judíos, pues a razón de nos ser judíos. Y segundo, y para los que no son judíos, y a aun para quienes lo fueren que se han convertido al Evangelio, Cristo ya pago la cuenta dejando a atrás la obra de la ley; a ahora Su iglesia vive bajo un Nuevo Pacto en Su Sangre. La ley mosaica quedo ha atrás para siempre, solo los que se rigen bajo la ley sin Cristo lo hacen; quienes siguen viviendo bajo la ley según la Biblia han caído de la gracia del Señor: “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.” Ga. 5:4.

¡Iglesia de Cristo, nuestro Amado Salvador, ya nos ha redimido de las obras de la ley, del pecado, y de la muerte!. No queda mas deuda pendiente que pagar, no hay  nada mas que agregarle al Sacrificio Perfecto que Jesucristo ya pago en la Cruz para liberarnos de una vez por todas. Si usted desea ser salvo, aléjese de la ley y viva bajo la gracia es mi consejo bíblico.

Y al Él que vive, y a Él que Reina, y a Él que esta por regresar, a Él sea toda la gloria, el imperio y la majestad por los siglos de los siglos, amen. ¡Venga, nuestro Amo Amado Jesús de Nazaret, sus redimidos le estamos esperando!. Amen, amen, y amen.

Lourdes Rangel Ministries

Referencias bíblicas: Reina Valera, Revisión 1960.

Diccionario de la Iglesia Primitiva: Bian Grey, 2009.

Wikipedia, enciclopedia libre.

Predicación del Día de Resurrección 5 de Abril del 2015.

lourdesrangel7@yahoo.com

.

Ningún tema expuesto en esta pagina Web, tiene como objetivo atacar a ninguna denominación en lo particular. Nuestro objetivo es exponer la verdad Bíblica, sin contiendas. Bendiciones.

.

Copyright © 2008 Lourdes Rangel Ministries
Texas, USA

.

Publicidad

Deja un comentario