Sacrificio perfecto

.

Producción: Raúl Villamil

 

Tiempos Finales: Es tiempo de volver el rostro a Dios

Tengo seis años de compartir este canto, desde esta mi pagina Web. Es hermoso su contenido. Un canto, que habla del sacrificio único de nuestro amado Jesús de Nazaret en la Cruz del Calvario. No se pasa un mes, sin que yo oiga por lo menos una vez este canto: Sacrificio perfecto.

Sacrificio Perfecto, es aquel que vivió Jesús para salvar a la humanidad que Él el creo. La vida nos ofrece la oportunidad de conocer casos de sacrificio humano por amor. Ejemplo: la madre que da su vida por el cuidado de un hijo incapacitado. El padre que decide dar su vida para cuidar de su hijo tras la muerte de su esposa. Ejemplos como estos han visto mis ojos. Pero ningún sacrificio se compara con el que Jesús tuvo que padecer por amor a nosotros. El siendo Dios mismo, tomo forma de siervo. La humanidad desconoce que Jesús es Dios mismo, Fil. 2:5-8. Cuando una persona conoce a Jesús, y llega a conocerlo íntimamente por medio de Su palabra; termina cautivado por un amor incomprensiblemente grande. No merecemos ser salvos; pecado en el que muchos caen al sentirse tan buenos como para ser salvos. Nadie es suficientemente bueno, como para merecer ser salvo del día de la ira Ap. 6:17. Somos salvos, gracias al amor de Dios; que tuvo a bien el mandarnos a Su Hijo, para que la humanidad fuera salva por medio de Él; de Jesús. Jesucristo dio todo a cambio de nada. El perdono a cambio de nada. El liberto a cambio de nada. El redime a cambio de nada. Los humanos damos según recibimos. Amamos para ser amados. Jesús nos ama aun si recibir a cambio lo mismo. Jesús dice te amo y haré todo por cautivarte; Se muy de quien hablo, te conozco mi Señor:

“Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos”. Juan 4:22

Jesús fue el judío que llego al mundo para salvar al pecador arrepentido; no al corazón que juega con Dios, se arrepiente y vuelve al pecado, y se vuelve a arrepentir y vuelve de nuevo al pecado. Su sacrifico no fue en vano, Él vino a morir por pecadores arrepentidos de su maldad, de su rebelión, de su pecado, y de su desobediencia. El sacrificio de Jesús es único por muchas razones. ¿Qué padre, o madre, da ha su hijo para que otro se salve? Yo como madre jamás lo haría, digo esto sin hipocresía. Dios Padre envió a su hijo, y no lo pensó dos veces, y todo por amor. Su sacrificio cambio la historia, dejo huella, un calzado tan grande; que no habrá sacrificio humano que lo puedo calzar. ¿Te has preguntado alguna vez en tu vida, si merecías que Jesús sufriera tal sacrificio por ti?

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5.8.

Te exaltamos Jesús, tu sacrificio es único, irrepetible, he indudable. Gracias Jesús por morir por mí, y por mis hermanos. Te amamos Jesús, y te estamos esperando.

Lourdes Rangel Ministries

www.lourdesrangel.com

lourdesrangel7@yahoo.com

Deja un comentario